Los guipuzcoanos se alejan de la política y dos tercios conocen a Obama pero no a Markel Olano

«Tengo 70.000 temas de que preocuparme antes que de la política». La frase es de un joven donostiarra, definido como nacionalista, que ha participado en un estudio de la Diputación Foral de Gipuzkoa sobre cultura política. La sentencia no deja de ser una opinión más de las cientos de miles posibles pero es un sentimiento que revela una tendencia en aumento. ¿La gente 'pasa' cada vez más de la política? ¿Los ciudadanos han perdido la confianza en los políticos? ¿El sentimiento nacionalista vasco ha cambiado? Para responder a estas preguntas, la Diputación presentó ayer un detallado trabajo y una amplia encuesta sobre cultura política en el territorio, que compara la evolución de los valores políticos en los últimos 25 años.

Y la conclusión, sin llegar a ser tan categórica como la expresada por el mencionado joven, es que «la política y las instituciones se están alejando de la sociedad», en palabras del propio diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano (PNV), que expuso los resultados en compañía del diputado de Acción Exterior, Iñaki Galdos (EA).

El informe realizado por la empresa Kualitate a través de la creación de diez grupos de discusión formados por guipuzcoanos de a pie también sentencia que «el interés por la política ha disminuido», sobre todo por la política ideológica, y la gente es más «pragmática» y se interesa por lo que le afecta directamente, en especial lo que toca al bolsillo. La encuesta lo ilustra con un dato demoledor. El 72,1% (casi tres de cada cuatro guipuzcoanos) «no confía en la política», en especial los jóvenes.

El estudio constata que la disminución del interés viene dada por un cada vez mayor desconocimiento y «hartazgo», agravado pora «la no solución del problema de ETA». «Nunca cambia nada, son siempre los mismos temas, dándole vueltas. ¿Por qué no se callarán y harán algo?», se pregunta un joven de Zarautz.

Esta actitud refleja, según el informe, que «el eje esencial de la sociedad ha pasado a ser la economía». Un joven de Eibar lo ilustra cuando señala que «estamos metidos hasta el cuello, currando, pagando el alquiler de la casa, buscando un trabajo bueno... tu motivación es solo sobrevivir y vivir lo más tranquilo posible en tu casa, con tus amigos y tu vida. La política ahí no me pinta nada».

Tanto Olano como Galdos aseguraron ayer haber tomado buena nota del sentir ciudadano. «Tenemos que reflexionar cuando el 41% de los encuestados considera que el valor predominante en la actividad institucional en Gipuzkoa es la defensa del interés del partido que gobierna en cada institución». El dirigente de EA fue más allá y no dudó en afirmar en euskera que «tenemos un futuro negro en la sociedad si seguimos así», por lo que recetó a los políticos «humildad».

El estudio aborda múltiples ángulos de la política vasca. Añade así que la identificación de la política con el «conflicto político» y el factor 'miedo' no ayuda tampoco a mejorar el interés por este tema. «Yo pertenezco a una sociedad de aquí en Donostia y está prohibido hablar de política. Porque se termina siempre discutiendo», explica un nacionalista de Donostia de mediana edad. Y por si fuera poco, el estudio apunta el «problema de distanciamiento» de la clase política con la sociedad. «Nos tratan como a idiotas, ¿no os sentís como idiotas cuando leéis los panfletos que nos dan? Como corderitos...», protesta el joven donostiarra nacionalista.

La cercanía de las elecciones autonómicas y la posibilidad, apuntada tras el resultado de las generales, de que el PSE pudiera desbancar al PNV conduce el debate hacia la salud del nacionalismo vasco. El estudio expone que los elementos identitarios clásicos (la ikurriña, el euskera o el lauburu) están «normalizados» por la sociedad. Por contra aparecen referentes como «el valor del individuo, la globalización, la modernidad, la interculturalidad o Europa».

No obstante, el informe señala que aunque los elementos identitarios clásicos parecen «desdibujarse», el nacionalismo «sigue teniendo una gran fuerza en Gipuzkoa» pero «necesita con urgencia una renovación de contenidos».

Olano y Galdos, como representante de formaciones nacionalistas vascas, reflexionaron sobre esta cuestión. El diputado general consideró que hay que «adaptarse, que no plegarse, a la visión mayoritaria de una sociedad porque sería suicida hacer política en contra de la visión de la sociedad». El diputado de Acción Exterior, por su parte, destacó que la encuesta confirma «las tesis que algunos venimos enarbolando dentro del nacionalismo», por lo que «hay que estar atentos». Galdos no obstante pidió que no se pida sólo esta reflexión al nacionalismo vasco sino también a PSE y PP «porque parte importantísimo de su entorno socioelectoral dice que no les hubiera importado celebrar la consulta» del lehendakari.

El responsable de la empresa encargada del estudio, Gotzon Baraia-Etxaburu agregó que también baja la participación política conocida como manifestaciones, huelgas o encarteladas, y destacó que en los grupos nadie se mostró proclive al terrorismo, «sino todo lo contrario».

Como no podía ser menos, también se analiza el papel de la Diputación, que muestra una imagen caracterizada por el «gran desconocimiento que se tiene hacia ella», contrariamente a lo que sucede con los ayuntamientos, vistos como más cercanos. Un vecino de Tolosa de mediana edad que participó en el debate llegó a afirmar que «la Diputación... eso está en Donostia, ¿no? La verdad es que no tengo ni idea de para qué sirve».

Sin llegar a este extremo, la mayoría de los participantes conocen a la institución foral pero de forma imprecisa, con definiciones como donde hacemos «la declaración de la renta», o «me suena a carreteras», «gestión de residuos» o «a patrocinar y a la Real». También hay desconocimiento y «cierta desconfianza» sobre los grandes proyectos forales como la incineradora, el puerto exterior de Pasajes, el futuro del aeropuerto, o el proyecto Gipuzkoa Aurrera.

Los partidos guipuzcoanos ralizaron ayer una reunión conjunta para conocer el estudio. Antes de que se hiciera público, la mayor preocupación de algunos responsables de estas formaciones era saber si la encuesta recogía datos sobre la intención de voto. No era el caso, porque el objetivo de este estudio es que a partir de ahora los políticos tengan cosas más importantes de las que preocuparse. jordisainz

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo que parece que viene es que los tiempos han cambiado y algunos políticos siguen con los esquemas de hace 20 años sin darse cuenta que las prioridades de la gente han cambiado. Que valoran sobre todo que les resuelvan sus problemas del dia a dia, vivienda, empleo........y que el resto, las ideologias empiezan a ser cuestiones secundarias. Que sobre todo lo que se exige son resultados en la gestión igual que se exigen en la empresa. Esta es la nueva juventud. Quien funciones en otra onda se puede llevar una gran sorpresa en próximas elecciones pensando que hay un electorado fiel caiga lo que caiga. Eso afortunadamente está pasando a la historia. Si alguien quiere ser reelegido se lo va a tener que currar al igual que se lo curran miles de mileuristas de empleo precario. Aviso a navegantes que se creen que la ideologia es el todo. Pues NO y cada vez menos.

Anónimo dijo...

¿ Qué pensará del escaso conocimiento que tiene la sociedad guipuzcoana del Diputado General su brazo derecho Xabier Barandiaran habida cuenta de que es sociologo y que hizo un trabajo cojonudo acerca de los jovenes y la política?

Lidergo partekatua,aurpegi berriak,olatua ez dira heren batera iritsi...

iker dijo...

Los resultados de la encuesta no hacen sino confirmar lo que cualquier ciudadano de a pie observa en la calle.Lo verdaderamente preocupante es que el Diputado General de Gipuzkua aparezca en rueda de prensa con cara de extrañeza y asombro. "Algo habremos hecho mal" dice el Señor Olano,¿dar cobertura por ejemplo a un defraudador como Jon Jauregi?.

iturri dijo...

Si me parece pretencioso por parte del Diputado General de Gipuzkoa pretender comparar su notoriedad con la del candidato Obama, que es sin duda el político revelación del año a nivel mundial. Un poco más y parecemos de Bilbao!!

Anónimo dijo...

Lo que parece es que no habeis leido en la misma encuesta que, de los politicos que aparecen en ella, el más conocido, doblando prácticamente a su inmediato competidor es Joseba Egibar (Moises para alguno)....¿por qué será?

Markel poco a poco se está haciendo un hueco, sabiendo como sabemos la situación en la que llego al cargo.

Es curioso que le conoce bastante más gente (alrededor de un 45%) que los que saben que es Diputado General....¿no tendremos un poco de culpa nosotros mismos? Curiosamente, si nos atenemos a esos resultados parece que hay más gente, en algunos caso, que vota a una persona, aunque luego no sepa que cargo ocupa ¿no es curioso?

Anónimo dijo...

Primum vivere, deinde filosofare...entiendo la ausencia de ideología en situaciones de precariedad y necesidad...pero en esta sociedad vasca nuestra, me apunto al carro de Non in solo pane vivit homo...Kontsulta bai.