El PNV pide un "liderazgo compartido" frente al "golpe institucional" que gestan PSE y PP

No es momento de aventuras ni experimentos frentistas. A un día de su primera reunión con el PSE-EE tras las elecciones del domingo, Iñigo Urkullu consideró necesario ayer asumir que los resultados electorales y la delicada coyuntura económica imponen la necesidad de un "liderazgo compartido" frente a las tentaciones de levantar muros entre nacionalistas y constitucionalistas. Un llamamiento a la colaboración con varias lecturas.

La primera trasmite el intento del PNV de parar la carrera en apariencia irrefrenable de los socialistas hacia Ajuria Enea. Para los jeltzales, Patxi López iniciaría un viaje sin retorno si accede a la Lehendakaritza con los votos del PP, lo que el presidente del Euskadi Buru Batzar del PNV advirtió que entendería como un "golpe institucional" que confirmaría toda una "estrategia de Estado" para desplazar al nacionalismo.

Pero el mensaje sobre el "liderazgo compartido" lanzado ayer por Urkullu también se puede interpretar en clave interna, como un llamamiento a la unidad en su propio partido ante un tiempo que puede requerir fraguar pactos entre diferentes para evitar la política de bloques.

"pasar página" El líder del EBB se rodeó ayer de los presidentes del PNV en Bizkaia, Gipuzkoa y Álava -Andoni Ortuzar, Joseba Egibar e Iñaki Gerenabarrena- para asegurar que el PNV obrará "con responsabilidad y altura de miras en pro del beneficio del país", porque considera necesario "pasar página y cerrar una etapa de enfrentamiento político" para abrir un ciclo de "diálogo y acuerdo". Un aviso a navegantes entre cuyos destinatarios se podría encontrar el propio Juan José Ibarretxe.

"No se puede caer en la tentación de abonar el terreno de la política de frentes. Es el momento de la responsabilidad, del liderazgo compartido, de la profundización democrática, de escuchar a la sociedad y atender sus demandas, de consensuar y acordar las políticas. En definitiva, de arrimar el hombro para sacar este país adelante", insistió el dirigente jeltzale, quien precisó que su partido ha demostrado sobradamente su capacidad de ceder posiciones y arrimar el hombro en momentos de necesidad, como la aprobación de los últimos Presupuestos Generales del Estado.

Más explícito aún en sus referencias a los momentos de frentismo político vividos las últimas legislaturas, abogó por aparcar las "dialécticas estériles" que "paralizan" a la sociedad vasca porque los problemas derivados de la coyuntura económica y política que se avecinan son "de tal magnitud que es urgente compartir un diagnóstico y acordar, entre una amplia mayoría, cuantas medidas sean necesarias para abordar tales retos con las mayores garantías de éxito".

tres prioridades La necesidad de buscar lo que une a las distintas siglas y no lo que les separa centra ahora mismo el discurso de Urkullu, quien situó como "prioridades máximas" de su partido y factores de los que dependerán sus posibles alianzas tres grandes retos: la salida de la crisis económica, la búsqueda de la paz y la estabilidad política.

Lo cierto es que socialistas y jeltzales llegan a su encuentro de hoy con pocas perspectivas de acercar posiciones, dada la apuesta inicial del PSE-EE por gobernar en solitario aprovechando que la aritmética electoral le es favorable.

La sede de Sabin Etxea en Bilbao es el lugar elegido para realizar esta primera toma de contacto entre Urkullu, Ibarretxe y la comitiva de negociación del PSE-EE, integrada por Rodolfo Ares, Jesús Eguiguren y los tres secretarios territoriales del partido. Tras este encuentro, el viernes se reunirá con el resto de siglas a excepción del PP, que por problemas de agenda ha pospuesto su primera cita con el PNV a la semana que viene.

El líder jeltzale avanzó ayer la propuesta que expondrá al resto de siglas en esta primera ronda de contactos: un acuerdo de "estabilidad política y económica" de "amplia base" y liderado por el PNV, con el fin de formar un gobierno "fuerte y coherente".

Cualquier otro "experimento" supondrá, desde su punto de vista, la apertura de una espita de la que sólo emanará "inestabilidad", frentismo y un bloqueo institucional que considera que Euskadi no se puede permitir, menos que nunca en momentos de crisis como los actuales.

"Sería irresponsable, es esta delicada situación económica, someter nuestra arquitectura institucional a la inestabilidad o a los experimentos que pueden valer para llegar a Ajuria Enea, pero que luego, indefectiblemente, llevarán o a gobernar Euskadi desde el frentismo o a la parálisis del sistema institucional", declaró el dirigente jeltzale.

4 comentarios:

Miren dijo...

Hemos sido unos pardillos. Esta claro que el PSOE ha utilizado la ilegalización de la Izquierda Abertzale, no sólo para dejar a ese sector fuera de juego, sino también para dejar en minoría a las fuerzas nacionalistas. Ya desde un punto de vista democrático era más que cuestionable apoyar o no hacer frente a esa dinámica de ilegalizaciones (¿es que en este estado todo vale?). Pero aún más increible me parece que hayamos sido tan ilusos de no ver cuál era su jugada y que hayamos respaldado o no hayamos hecho frente a esto. Bien poco dice esto en favor de las cabezas pensantes de nuestro partido.

joxe dijo...

Ya están sonando los nombres del nuevo gabinete: Odón Elorza, Cristina Garmendia, Iñigo Lamarca, Peio Salaburu, Joseba Arregui, Rodolfo Ares, Begoña Lasagabaster, Gemma Zabaleta...

No es bueno que pida Urkullu muchos liderazgos compartidos... no vaya a ser que muchos socialdemócratas de EA le tomen de la palabra y desembarquen en el gobierno transversal que se avecina.

aingeru dijo...

Quisiera que alguien explicara lo de los liderazgos compartidos. Menuda majadería! Líder es UNO o UNA por definición, sino será COLIDER. Se comparten los diagnósticos, las propuestas, las soluciones..., jamás los liderazgos. ¿En qué manos estamos? Tendrán algunos líderes institucionales más tiempo para leer en la oposición? Ojalá...

saseta dijo...

Ante un "golpe de estado" ,incruento, pero golpe en el fondo lo unico que queda es pasar a la oposicion y hacer la oposicion de mayor dureza que podamos.
Que gobiernen lo que aguente el nuevo gobierno titere con el apoyo del P, de UPD y con telemando desde Madrid hasta que se destrocen entre ellos y haya en 1 año elecciones anticipadas.
En cuanto a los traidores que pasen a formar parte de ese "gobierno" hay quedaran para la historia y no les va a dar tiempo ni de calentar la silla.
En la Calle contestacion social pacifica y que sepan que aunque consigan la Lehendakaritza realmente han perdido.
Patxi LopEZ el Usurpador.