Egibar advierte de que no es posible un polo soberanista con ETA ni sin el PNV

La articulación de un movimiento, frente o polo soberanista continúa en el epicentro del debate político vasco. Ayer fue el presidente del Gipuzko Buru Batzar del PNV, Joseba Egibar, quien se refirió a las iniciativas más o menos perfiladas al respecto. Para Egibar, es "un error" de análisis de Eusko Alkartasuna caminar en ese sentido en un movimiento con el que, a su juicio, intenta "reposicionarse en el espectro nacionalista abertzale" y "camina a una zona que han denominado polo soberanista, pero que es una zona que, como espectro sociológico, no es el natural de EA". Una zona, sostuvo, "minada políticamente".

En Herri Irratia-Loyola Media , el dirigente jeltzale abundó en este asunto para señalar que iniciativas de reunión de fuerzas independentistas como pretende poner en marcha la Mesa de Maltzaga, no tienen visos de prosperar "con ETA" y "sin el PNV". "¿Estamos en este escenario o estamos en uno previo, en el que apostamos por un final dialogado de la violencia y por un acuerdo entre formaciones políticas, sin exclusiones, para el ejercicio del derecho a decidir?", se preguntó.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Joseba, quién te ha visto y quien te ve realizndo estas afirmaciones. Te has puesto morado marcando el territororio dentro de casa de quién es abertzale y quién no y ahora te vienen los de EA y te decolocan.

En fin

igeldo dijo...

Yo pensaba que, en lo político, mi capacidad de asombro había desaparecido, pero héte aquí que aparece Joseba Egibar y me saca de mi craso error.

Si la incoherencia en el ámbito estrictamente personal es un factor negativo, la incoherencia política es altamente peligrosa porque genera rechazo social hacia este noble ejercicio de servicio público.

Estos últimos días, Joseba Egibar ha criticado a EA por querer desarrolar un "polo soberanista" y además, en una entrevista concedida a un diario tan nacionalista vasco y progresista como EL MUNDO, ha afirmado que "yo no hablo de acumulación de fuerzas".

En el Nafarroa Oinez de 2007, Joseba Egibar dijo, sobre las Elecciones Generales, que "es hora de unir fuerzas como pueblo y dar la talla" y apeló a la unión de partidos abertzales y de los que apoyaban la propuesta del lehendakari para concurrir a las citadas elecciones. Abogó por trasladar a Euskadi la fórmula de Nafarroa Bai y se preguntó "¿porqué no reunir esa cantidad de votos en los otros territorios vascos y presentarlos en Madrid, en una propuesta concreta para la sesión de investidura que tendrán que afrontar Zapatero o Rajoy?.

Como se ve, Joseba Egibar sí planteaba hace menos de un año una acumulación de fuerzas soberanistas. Ahora, dice que no.

Anónimo dijo...

Joseba te confundes, si se puede crear un polo soberanista fuerte sin EAJ Lo que es imposible es conseguir la independencia de la mano de EAJ y de eso nos hemos dado cuenta muchos y tu tienes el problema de que si no reaccionas pronto nos vamos a ir del partido todos los tuyos y cuando quieras darte cuenta tu silla estara ocupada. Hay que arriesgar Joseba , a todos nos gusta el sueldo seguro pero todo no puede ser.

Anónimo dijo...

Este nos lleva al matadero a fuerza de meter la pata. Le da igual A que B; H que B no por que los "radicatas" le molan. Lo que de verdad le pone, y como le pone, se lo dijo Arzalluz-Juan de Etxano en izaronews: sólo le importa la poltrona.

ander dijo...

Yo creo que Eguibar es un gran estratega político, y tiene afán por posicionarse en nuevos escenarios políticos donde el concepto de soberanismo queda un poco trasnochado. Joseba tiene muy claro que esos caminos están minados políticamente, y lo dice por experiencia, él ha tenido sus escarceos soberanistas y ha visto los resultados. Sin duda el PNV se encamina hacia cierto nacionalismo posibilista que permita un grado de desarrollo económico y social.
De alguna forma es muy consciente que la fuerza hegemónica del partido facilita la formación de mayorías y que la política vasca bascule entre el soberanismo o el posibilismo en función de los intereses estratégicos del país.

Por otra parte los experimentos de la socialdemocracia independentista han sido siempre fallidos porque tienen una base social endeble, siempre encasillada entre los espacios del sozialismo abertzale y la democracia cristiana moderada del nacionalismo posibilista.

En mi humilde opinión la creciente bipolarización política nos situará en un escenario donde el PNV y el PSE sumarán los 50 escaños y dibujarán una Euskadi muy centrada, alejada de aventuras soberanistas o ultranacionalistas.