El Supremo deja por primera vez a la a la izquierda 'abertzale' sin presencia en el Parlamento vasco

El Tribunal Supremo ha acordado anular la proclamación de las candidaturas del partido Askatasuna y de la agrupación electoral Democracia 3 Millones (D3M) a las elecciones al Parlamento vasco del próximo 1 de marzo, que habían sido impugnadas por el Gobierno y por la Fiscalía, y dejará por primera vez a la izquierda 'abertzale' sin presencia en la cámara de Vitoria.

La Sala 61 acordaba el domingo por la noche por unanimidad anular las candidaturas al constatar que están vinculadas a la ilegal Batasuna y, por tanto, a la organización terrorista ETA, han informado fuentes del alto tribunal.

Con esta decisión, el Supremo accede a los recursos contencioso-electorales presentados por la Fiscalía y la Abogacía General del Estado contras las listas que estas dos formaciones presentaron en las circunscripciones de Alava, Guipúzcoa y Vizcaya, lo que les impedirá acudir a la cita electoral.

La Abogacía del Estado como el Ministerio Público han alegado que Askatasuna es un partido "dormido" y sin ningún tipo de actividad política que ha sido reactivado por ETA- Batasuna para concurrir a las elecciones con candidaturas supuestamente no contaminadas, a pesar de lo cual sólo doce de los 84 que integran sus listas no tenían relación con el entramado etarra.

Respecto a D3M, la Fiscalía y el Gobierno han subrayado que 82 de sus 84 candidatos tienen o han tenido relación con Batasuna o con otras formaciones también ilegalizadas anteriormente como ANV o EHAK.

Por primera vez desde la aprobación de la Ley de Partidos, ninguna lista auspiciada por ETA concurrirá a las elecciones autonómicas vascas.

De este modo, y siempre que el Tribunal Constitucional avale la decisión del Supremo, el Parlamento que salga de esos comicios no contará con representantes de la izquierda abertzale, al contrario que en esta última legislatura, en la que el EHAK -ilegalizado el pasado mes de septiembre- tenía nueve escaños, o en las anteriores, donde estaba presente la también ilegalizada HB-EH-Batasuna.

Las dos resoluciones notificadas por la sala del 61 del Tribunal Supremo estiman acreditado que, como en otras ocasiones, ETA había recurrido a la llamada estrategia de la "doble vía" para intentar perpetuar su presencia en las instituciones, presentando una candidatura "contaminada" como D3M y otra aparentemente "limpia", la del partido Askatasuna.

1 comentario:

davichu dijo...

Realmente pienso que los que se han autoexpulsado del parlamento de Vitoria es la propia y mal llamada izquierda abertzale.

Batasuna con sus diferentes marcas electorales, ha estado presente desde hace 30 años en la cámara vitoriana. Han tenido 3 décadas para aceptar las normas.

No han querido, porque no tenían otra alternativa a la voz de su amo: ETA.

Por tanto, y después de 30 añazos con sus 365 días cada uno de condescendencia por parte de la Democracia española, la oportunidad expiró.

Lo que les espera es clandestinidad política en el mejor de los caso y la carcel en el peor.

Como siempre ellos decidirán donde quieren estar.