El objetivo de ETA es extorsionar a los empresarios vascos, no el TAV

Entrevista a Joseba Egibar en Diario Vasco.

Se le nota consternado a Joseba Egibar estos días, pero a pesar de ello cree que hay que lanzar un mensaje de esperanza frente al fatalismo. «ETA busca la extorsión, el Tren de Alta Velocidad no le importa», asegura momentos antes de acudir al funeral por Inaxio Uria.
- ¿Sorprendido por este asesinato?
- No lo sé. ETA asesina cuando puede, pero en este caso, pudiendo ser eso así, puestos a hacer daño a este pueblo, al nacionalismo, al empresariado, a lo que puede ser el progreso, han acertado porque es lo único que han conseguido, hacer daño y que la gente reflexione y reaccione con el eslógan que el propio Inaxio Uria tenía: hay que seguir trabajando, hay que seguir adelante. Han hecho mucho daño en este valle del Urola, en los empresarios. ETA es sinónimo de muerte, de destrucción, de intimidación. Hay que reaccionar con un mensaje de esperanza. Este pueblo tiene salida. ETA no nos va a parar.

- Una nueva familia destrozada y un salto cualitativo. ¿Cómo reaccionar?
- Yo cogería el ejemplo de la reacción que ha tenido la familia. Mucha serenidad y aplicando tres conceptos que figuran en cantidad de panteones en este país: Otoi, oroi eta jarrai. Otoi, porque quien quiera creer en un más allá puede rezar; oroi, es decir, recordar su ejemplo, y jarrai, seguir trabajando.
- ¿Este asesinato es un desafío al sistema democrático?
- Es un querer controlar desde la sinrazón y desde la imposición. Pretende condicionar la vida de este pueblo. Quiere paralizarlo. Pero hay que perseverar, recordar la memoria de quienes, como Inaxio, han desaparecido de entre nosotros porque hay quienes han decidido eliminarle. No es admisible que en defensa de unas supuestas ideas unos pistoleros puedan segar la vida de una persona. ¿Quién es ETA para decidir segar la vida de las personas?
- Y se envolverán en la bandera de su oposición al Tren de Alta Velocidad...
- Que no intenten demostrar que les preocupa la ecología o el impacto medioambiental. El objetivo de este atentado, aunque habrá múltiples lecturas, es pegar en el corazón de este pueblo, de Gipuzkoa, de Euskadi, en un territorio bien concreto, a un mundo empresarial, a un mundo ideológico. Es la extorsión al empresariado vasco, relacionarlo con el Tren de Alta Velocidad es un error.
- ¿Por qué?
- Porque si a ETA no le importa la vida de las personas, ¿qué le va a importar la tala de no sé cuántos árboles o tal o cual túnel? ETA quiere dar un golpe a través de este asesinato al conjunto de los empresarios vascos porque está en una campaña de extorsión porque entiende que se está extendiendo el mensaje de que no se debe pagar y que si no se paga no pasa nada. La auténtica motivación del asesinato es la extorsión, el chantaje, no el Tren de Alta Velocidad. ETA sabe que el tren se va a construir, y no le importa ni el proyecto ni los movimientos que puedan tener legítimamente una posición crítica, no le importa matar bajo ese pretexto ni contaminar, como ha hecho de raíz, ese posible movimiento. En este momento su prioridad, después del frustrado proceso de paz, no está en la ecología ni en el medio ambiente. Hay centenares de personas que han recibido sus cartas de extorsión y no exclusivamente industriales y empresarios, y ETA entiende que se le ha perdido el respeto. Actúa como una auténtica mafia, ha cometido una ekintza ejemplarizante para que aquel que pueda tener alguna mínima duda vea que es capaz de tirotear a una persona a bocajarro.
- ¿Recuerda los precedentes de Lemóniz y Leizarán?.
- Cualquier interpretación es posible, pero insisto en que sería un error interpretar este atentado en la campaña contra una infraestructura. Los tiempos son distintos respecto a Lemóniz y Leizarán.
- ¿También es un mensaje al PNV?
- Sí, también pensarán que es un mensaje contra el mundo nacionalista y contra el PNV. Lo han hecho en otras ocasiones, pero no podemos entrar en la lógica de ETA. Cuando asesinan a Isaías Carrasco, lo hacen también para que todo el entorno socialista sepa que no está fuera de su objetivo. Y también es un aviso a su propia gente diciendo 'prietas las filas'. Asesinan a Inaxio pero matan también la vía de ese discurso político por una alternativa civil sobre el que recientemente se ha pronunciado el propio Arnaldo Otegi. Sería bueno que Arnaldo actualizara su discurso después de este atentado. Yo estuve en el pleno de Azpeitia y uno no puede ante semejante atrocidad quedarse en el lamento, no pueden quedarse en calificar el efecto pero sin atreverse a calificar el atentado ni al autor del atentado. Y eso no se puede esconder en la teoría de un conflicto político. Esto no es ya un análisis incompleto sino inmoral. ¿Quiénes son los miembros de ETA para decidir que determinadas personas tienen que ser asesinadas? Antes de que existiera ETA existía un conflicto político y es posible que después de ETA pueda seguir existiendo un conflicto político.
- Algunos le han recordado aquella frase suya de que ETA era el adversario, pero el enemigo era el Estado...
- Algunos lo dicen, pero yo no dije eso. Lo que yo dije en aquel mitin veraniego, y lo dije en euskera, es que políticamente ETA estaba derrotada, que podía matarnos, pero que alguien nos iba a sustituir. Y que otra cosa era el conflicto político que teníamos con el Estado, que es algo estructural que este pueblo padece ya hace demasiados años.
- Zapatero ha proclamado que el TAV se hará...
- Creo que se equivoca con ese mensaje, no vayamos a convertir este asunto en un conflicto político cuando no lo es. Ni el PP ni el PSOE me pueden venir con el mensaje de que el referente del lábel democrático de este país es el TAV. El TAV se va a hacer. Lo que sí tenemos claro es que las empresas adjudicatarias vascas son las que deben realizar la obra, que no se cree la sensación de alarma política para que vengan no sé cuántas empresas que al parecer necesitan tajo en España y militaricen la obra. A Inaxio no le han matado por el TAV, el objetivo es tocar al mundo empresarial, al mundo nacionalista y al mundo vasco.
La moción de censura
- ¿Hay razones políticas y éticas que justifican una moción de censura contra el alcalde de Azpeitia por negarse a condenar el asesinato?
- El alcalde de Azpeitia no está a la altura ética que exige un cargo de responsabilidad pública y política. Como en Arrasate. Pero las mociones de censura, en el caso de Azpeitia, tiene su particular recorrido. En junio de 2007 EA y Aralar decidieron acordar con ANV quitarnos la alcaldía, siendo el PNV la fuerza más votada, con ocho de 17 concejales, a cien votos de la mayoría absoluta. Hace un año largo, el PNV trasladó a EA y Aralar una propuesta por escrito de moción de censura. La contestación fue negativa y no seremos nosotros los que vayamos a promover ahora una moción de censura a los cuatro vientos cuando para poder presentar esta iniciativa falta un mínimo de nueve votos. No nos vamos a engañar. Los azpeitiarras están indignados con la reacción que ha tenido la alcaldía.
- ¿EA ha dicho que estaría dispuesta a explorar esta posibilidad?
- Vamos a hablar. Hay que estar dispuesto a promover y a aguantar con acuerdos sólidos
- ¿Qué opina de las iniciativas de disolución de ANV?
- Una barbaridad, me parece que PSOE y PP se están equivocando de plano. Esa llamada unidad de los demócratas es más de fachada. No puede ser que estemos funcionando a golpe de acelerón, y en cualquier momento Zapatero nos dice que esto se para porque tiene que negociar con ETA.
- A doscientos metros del lugar del asesinato se celebraron las conversaciones de Loiola en 2005. ¿Alguna lectura?
- Que a doscientos metros del lugar del asesinato se celebrasen esas conversaciones políticas previas al gran encuentro político que mantuvieron el PSOE, Batasuna, Gobierno español y ETA sugiere muchas cosas. Nosotros siempre tuvimos la sensación de que nos estaban llamando a participar en algo que, si bien no estaba roto del todo, llevaba camino de romperse. De la posibilidad de una solución ahora añorada por muchos dirigentes de distinto signo pasamos a ver cómo ETA mata a Inaxio, intenta condicionar cualquier salida y si no es bajo el imperio de su fuerza y su estrategia, aquí no hay otra solución. Y ETA sabe que al final van a tener un Gobierno español dispuesto a hablar, a entender y a negociar en distintas condiciones. Porque al final los fracasos acumulados dejan su rastro. Desgraciadamente para Inaxio y para tantos otros no hubo una solución en Loiola.

2 comentarios:

juanma dijo...

¿Que hace este tipo de comentarista sobre lo que hace o deja de hacer ETA?.Eso a él¿que le importa?.Como presidente del GBB deberia estar trabajando para quitarle al indigno alcalde de Azpeitia de su robado puesto.

perplejo dijo...

Lo mas ofensivo que se ha dicho sobre el asesinato de Uria lo ha dicho Egibar.Dice que en los cementerios pone Otoi,Oroi eta Jarrai.¡Que bonito¡.Oye que eso es para cuando se muere la gente de muerte natural,no para los asesinatos.¡Que diria este pajarua si hubieran atentado contra su familia¡