El PNV denuncia la existencia de presiones y amenazas a sus afiliados y cargos electos en Gipuzkoa

El Gipuzko Buru Batzar del PNV denunció ayer la aparición de pintadas y pasquines amenazantes contra afiliados, ediles y alcaldes de este partido en distintos municipios guipuzcoanos y aseguró que «quienes se instalan en la estrategia de la intimidación y la violencia» ponen en evidencia «la debilidad y el fracaso de su proyecto político». Asimismo, advirtió de que «no nos van a desviar de la dirección y de los objetivos marcados».

La portavoz del GBB, Eugenia Arrizabalaga, explicó a través de un comunicado que se han producido «ataques en forma de amenazas, pintadas contra personas y sedes, pasquines, fotografías de electos...» en distintas localidades de Gipuzkoa. Ante esta situación, el PNV denuncia que, «a falta de proyectos viables e iniciativas democráticas y pacíficas, y lejos de propiciar escenarios de distensión y respeto, alguien ha decidido activar mecanismos de acoso, amenaza y presión».

La Ejecutiva guipuzcoana reitera su compromiso «inequívoco» con la defensa de los derechos humanos de todas las personas y la apuesta por «el reconocimiento efectivo de los derechos colectivos que, como pueblo, le corresponde a Euskadi».

«Quienes se instalan en la estrategia de la intimidación y la violencia dejan además en evidencia la debilidad y el fracaso de su proyecto político», asegura.

En esta línea, advierte de que «podrán seguir empeñándose en el intento, pero ellos saben muy bien que no nos van a desviar de la dirección y de los objetivos marcados como partido».

El último ataque contra el PNV se produjo en la madrugada del lunes en Gordexola, cuando estalló un artefacto casero en el batzoki de la localidad vizcaína. La explosión, que no causó daños personales, provocó un pequeño incendio que afectó a la puerta y la fachada del local. Las llamas no llegaron a prender en el interior, a pesar de que los agresores lo habían rociado con gasolina.

Tras este ataque, el presidente del PNV en Vizcaya, Andoni Ortuzar, afirmó que «ni lo insultos, ni los ataques a nuestras sedes van a condicionar nuestra actuación política, ni nos van a mover un centímetro de nuestro camino para traer la paz y la libertad a Euskadi».

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Algunos de esos hechos son de antes del Pleno del Parlamento pero claro, no había que denunciar estos ataques por miedo al voto de las nekanes. Así nos va con Moisés Egibar.

roniza dijo...

En Gipuzkoa les hemos permitido todo.Ahora no nos quejemos.

Burubelarri dijo...

¿De quienes proceden esas presiones y amenazas? ¿De las que nos votaron que sí en el turno en contra para decirnos que no querían apoyar la consulta sino demostrar que somos un fraude para el abertzalismo? ¿De las chicas guapas a las que gure Joxeba trataba dulcemente, mientras atacaba sin contemplaciones al PSOE y al PP?

Pues lo tenemos merecido.

Y ahora, Joxeba, que les siga riendo las gracias

Jon dijo...

Pues Egibar sigue empecinado en ir de la mano de quienes amenazan.

Anónimo dijo...

Creo que será de los siete que se abstuvieron, va a ser eso, que el que votó era "hombre de paz" y había hecho el "recorrido"

Hemendikan dijo...

No puedo creer que los amiguitos de Moisés presionen y amenacen a nuestros cargos electos. No me lo puedo creer. Con todas las carantoñas que les hace gure Joxeba, que ve por sus ojos, huele por sus narices y oye por sus orejas, ¿cómo pueden ser tan desagradecidos? No me lo creo.