El PSE afirma que el Gobierno foral es «débil» e incapaz de afrontar los retos de Gipuzkoa

«El Gobierno foral es débil, inestable y carece de liderazgo. Es incapaz de afrontar los problemas de Gipuzkoa y de sacarla de su estancamiento». Ésta fue la andanada que lanzó ayer el secretario general del PSE, Iñaki Arriola, al Ejecutivo foral (PNV-EA), en una comparecencia convocada para realizar el balance del primer año de legislatura.

Arriola indicó que una prueba de la falta de consistencia del bipartito fue el encargo «a una empresa de asesoramiento privado del diseño del programa de esta legislatura, para salir así del paso».

Arriola tampoco se anduvo por las ramas a la hora de enjuiciar la labor del diputado general, Markel Olano. «En diversas ocasiones le hemos propuesto pactos para desatascar el Gobierno foral, pero hemos obtenido la callada por respuesta. Esta actitud se debe a que Olano no tiene peso específico en su partido. No puede tomar decisiones». El dirigente socialista remachó que Olano «no mueve un dedo si Egibar, presidente del GBB, no se lo permite».

Arriola recordó que el PSE fue el partido más votado en las elecciones forales. «La sociedad manifestó claramente que quería un cambio en la Diputación. A pesar de ello, PNV y EA, partidos perdedores, con la inestimable colaboración de EB, se hicieron con el Gobierno foral».

En opinión de Arriola, el hecho de que el Ejecutivo de la Diputación se encuentre en minoría y requiera el apoyo de un tercer partido, lo convierte en un Gobierno «débil e inestable». «Los socialistas hemos presentado propuestas constructivas, pero no han sido atendidas», insistió.

Esta debilidad se ha traducido, indicó el dirigente socialista, en la aprobación de «decretazos», como el del impuesto de sociedades. «El grupo socialista fue artífice de que las Juntas Generales dejaran sin efecto un decreto que suponía un desprecio al máximo órgano de representación de Gipuzkoa».

Arriola realizó un balance del grupo juntero socialista durante el primer año de legislatura. Destacó las iniciativas sociales llevadas adelante, como el incremento de las pensiones más bajas hasta el salario mínimo interprofesional, «iniciativa rechazada por PNV y EA».

El dirigente del PSE concluyó que los temas de mayor calado en las Juntas, como la subida de las pensiones, «las exenciones fiscales, el plan contra la exclusión social, la mejora del sistema del billete único o el plan de atención temprana a los niños prematuros, se han aprobado a raíz de iniciativas de los socialistas».

2 comentarios:

Idoia Galarza dijo...

Tenemos un gobierno foral que comparte tanto el liderazgo que al final carece de él.

garai berriak aurpegi berriak, caras tan nuevas como la maria jesus aramburu ( la faraona) y con palabrejas en plan kultura politiko berria.

un sociólogo afiliado anteayer de jefe de gabinete, un diputado que desde la comunión era miembro del Gipuzko Buru Batzar y una panda de asesores tan geniales como el Patxi Ezkiaga, 40 municipios sin presentar listas, el Imanol Lasa, eterno candidato a la alcaldía de Zarautz etc etc etc.

Desde luego se lo estamos poniendo a huevo al Psoe para que Markel sea sustituido por el Arriola,espero que esto no pase pero si seguimos con esta política de tierra quemada, de cortar cabezas a importantes activos políticos y de ningunear y abuchear a quien piensa diferente la moqueta se convertirá en una larga travesía,travesía en la que Moises seguirá "liderándonos" y toda clase de secretarias nos darán clases de ética y moral.

Martin dijo...

Desafortunadamente Markel Olano Arrese y Joseba Egibar no han sabido conectar con la sociedad gipuzkoana. En Gipuzkoa existe una clase media bastante consolidada, que Markel y Joseba debían conocer muy bien. Son naturales de Andoain y Beasain, dos municipios que le debían haber aportado una imagen amplia de lo que supone la sociología gipuzkoana. Una población asalariada importante de origen cultural no exclusivamente vasco, con un nivel de integración en el que la tercera generación es bilingüe (nietos de los que llegaron en los años sesenta). En estos momentos se presentan retos como la innovación en nuestras empresas, la deslocalización por búsqueda de mano de obra más barata, la inmigración, la mejora de nuestra red de comunicaciónes, las nuevas tecnologías, el dominio del inglés como lengua vehicular en el trabajo...
Y aquí seguimos con disputas del siglo diecinueve sobre modelos identitarios excluyentes. Mal que nos pese Odon Elorza e Iñaki Arriola conectan mejor con la realidad social gipuzkoana que Markel y Egibar... c'est la vie.